EDINA TOURS
www.edinatours.com
info@edinatours.com
+44(0)7762549759

6 momentos mágicos de la historia de Escocia

Escocia es un país que reboza historia, leyendas y anécdotas por todos lados. Es una tierra de científicos, exploradores, artistas...que han cambiado la historia para siempre en campos como la geología, economía, sociología, medicina y muchos otros. Es imposible abarcar todos los hitos que Escocia ha alcanzado, pero por algún lado hay que empezar. Le contamos 6 momentos mágicos en la historia de Escocia

1. El primer pueblo del mundo con electricidad en todas sus casas. 
 
Sí, ese pueblo, está en Escocia. Se trata de Kinlochleven en las Tierras Altas y el año fue 1907. La construcción de una fundición de aluminio vino acompañada de la instalación de un sistema hidroeléctrico en las montañas de la zona. Eso permitió que cada casa de este pequeño pueblo de Escocia tuviese electricidad. De ahí que se le conozca como "el pueblo eléctrico"


 
¡Podrá descubrir más historias increíbles sobre los pueblos de las Tierras Altas en nuestros viajes por Escocia!
 
2. El genio de la Revolución Industrial
 
Se llamaba James Watt, y nació en Greenock (Escocia) en 1736. Se encontraba trabajando en la Universidad de Glasgow cuando le ordenaron arreglar la rudimentaria máquina de vapor atmosférica de Newcomen. La arregló, pero también se dio cuenta de cuan ineficiente era esa máquina. Un buen día, caminando tranquilamente por un parque de la ciudad de Glasgow, se dio cuenta de cómo podía mejorar la máquina de Newcomen para que no desperdiciara tanta energía...¡Y lo hizo añadiendo un condensador! Fue una idea innovadora que resultó fundamental en el desarrollo de la primera Revolución Industrial.



Por cierto, el vatio (o watt en inglés) se llama así por este genio escocés. 
 
4. El rey del rock en Escocia
 
El aeropuerto de Prestwick es uno de los aeropuertos principales de Escocia, tras Edimburgo y Glasgow. Se encuentra situado en el pueblo de Prestwick, en el condado de South Ayrshire. El pueblo puede presumir de haber sido el único lugar que Elvis Presley visitó en todo Reino Unido. Es verdad que no fue exclusivamente por gusto ni por elección propia, pero eso no hace que deje de ser cierto. El avión de las Fuerzas Armadas americanas en el que viajaba el rey del rock desde Alemania hasta Estados Unidos, tuvo que hacer una parada en el aeropuerto de Prestwick en 1960 para repostar. Sin embargo, el mítico Presley no dudó en bajarse, saludar a sus fans, sacarse fotografías y firmar autógrafos. Como nota cómica, decir que mientras Elvis Presley atendía a sus fans, se dio la vuelta y preguntó a un miembro de la tripulación: "¿Dónde estamos?"


 
¿Sabía que...? La madre de Elvis Presley era de ascendencia escocesa e irlandesa, mientras que su padre, tenía origen escocés y alemán.
 
5. El carnicero que inventó el "Rugby a siete"
 
El Rugby 7, o rugby a siete, es una variante del rugby en el que hay 7 jugadores por equipo, en vez de 15 jugadores por equipo, y la duración total es de 14 minutos en vez de 80 minutos. Es una modalidad muy popular que incluso forma parte de los Juegos Olímpicos. Hay que agradecérselo a Ned Haig, un carnicero y jugador de rugby de Melrose en las Tierras Bajas de Escocia, quien tuvo la idea para recaudar fondos para su club en 1883. El Rugby 7 recibió una gran acogida en la zona pero no fue hasta 1973 que se juegó el primer torneo oficial de selecciones, y cómo no, ocurrió también en Escocia, en el estadio de Murrayfrield en Edimburgo



Descubra ésta, y muchas otras historias de los Scottish Borders en nuestra excursión a las Tierras Bajas y abadías de Escocia.
 
6. El padre de la diálisis
 
El tratamiento de hemodiálisis sustituye el trabajo de los riñones, eliminando desechos y exceso de líquido en sangre. Sin duda, se trata de un avance médico que logra salvar miles de vidas al año. Pero...¿sabía que la idea detrás de este revolucionario tratamiento tiene nombre escocés?

Sí, hablamos de Thomas Graham, un químico de Glasgow que logró que los cristaloides se difundieran a través de una membrana semipermeable que había hecho con pergamino vegetal cubierto con clara de huevo. A este proceso lo llamó diálisis, y su descubrimiento, que vio la luz en 1861, es todavía hoy en día la base principal de las máquinas de diálisis que tenemos en los hospitales (claro que ya con otros avances más modernos que una clara de huevo).

Sin embargo, no se aplicó este tratamiento hasta 1913, cuando empezaron a practicarla en animales (John Abel), y en 1926 por primera vez en un ser humano gracias al Dr. George Haas.