LA HISTORIA DE LA OVEJA DOLLY

COVID-19 EN ESCOCIA: Actualmente estamos en la fase 3 de la desescalada. Más información →

Historia de la oveja Dolly

No hay duda de que todo el mundo conoce, o al menos ha oído nombrar, a la oveja Dolly, y es que esta simpática oveja fue el primer mamífero clonado de la historia. Lo que no todo el mundo sabe que este hito se llevó a cabo muy cerca de Edimburgo.

Hablar de Dolly es hablar de ciencia, pero hoy nosotros no buscamos hablar largo y tendido sobre desarrollos científicos, obviamente no es nuestro campo. Hoy queremos dedicar este artículo a Dolly, queremos que no haya una sola persona en el mundo que no conozca quién fue esta heroica ovejita que nació, vivió y murió en Escocia.

Dolly, el primer animal mamífero clonado de la historia

Clonación de la oveja Dolly

Dolly nació el 5 de Julio de 1996 en el Instituto Roslin, un instituto gubernamental de investigación que pertenece a la Universidad de Edimburgo. No obstante, no se anunció públicamente su existencia hasta febrero de 1997, de ahí que en muchas fuentes se indique erróneamente que nació en 1997.

Los investigadores usaron una célula de ubre de una oveja blanca de raza Finn Dorset de seis años de edad. Alteraron su medio de crecimiento para conseguir que las células se mantuvieran vivas, inyectaron una célula en un óvulo sin núcleo no fecundado proveniente de una oveja hembra escocesa de raza Black Face -literalmente se traduce como "cara negra" y hay muchas por toda Escocia- e hicieron la fusión mediante pulsos eléctricos.

Una vez hecho esto y antes de implantar el resultado en una "madre de alquiler", se aseguraron de que esa fusión daría resultado a una célula que pudiera desarrollarse normalmente como un embrión. No fue fácil, se realizaron 277 fusiones, y se desarrollaron 29 embriones tempranos que se implantaron a 13 madres de alquiler, aunque solamente uno de esos 13 embarazos llegó a buen puerto dando sus frutos tras 148 días: Dolly por fin llegaba al mundo, aunque su nacimiento, como decíamos, no fue anunciado hasta 7 meses después.

Dolly con su madre de alquiler Aquí podemos ver a la pequeña Dolly junto a su madre de alquiler

¿Cómo fue la vida de la oveja Dolly?

Dolly vivió durante 6 años y medio en el Instituto Roslin, tuvo todos los cuidados necesarios y además, vivió llena de mimos, se apareó y tuvo crías normales de manera natural. De su primer parto nació Bonnie en 1998, en el segundo parto en 1999 Dolly tuvo mellizos, a quienes llamaron Sally y Rosie, y en el siguiente parto trillizos: Lucy, Darcy y Cotton.

En el año 2001 llegaron los primeros problemas de Dolly, y es que comenzó a sufrir de artritis, por lo que al caminar sufría increíbles dolores. Inicialmente fueron tratados de manera satisfactoria con antiinflamatorios pero lamentablemente el 14 de Febrero de 2003 se le tuvo que practiar la eutanasia para evitar su sufrimiento, ya que además de la artritis, Dolly había desarrollado un tumor pulmonar que es frecuente en ovejas criadas en el exterior.

Dolly siendo atendida por especialistas

¿Por qué Dolly murió tan joven?

Cabe destacar que el promedio de vida de una oveja Finn Dorset es de unos 12 años y que Dolly vivió sólo la mitad. Muchos especulan que su temprana muerte tuvo que ver con el hecho de que fuera un clon aunque esto nunca fue probado y los científicos del Instituto Roslin nunca encontraron evidencia de que esa fuera la razón de su fallecimiento.

La explicación que parece más factible hasta el momento para justificar su temprana muerte es que, en realidad, genéticamente hablando, Dolly nació con 6 años ya que fue clonada a partir de la célula de una oveja de seis años de edad (esto explica por qué Dolly envejeció más rápido de lo normal), por lo que, si así fuera, se podría entender que Dolly vivió el tiempo que cabría esperar para una oveja de su raza.

Dolly junto a uno de sus creadores, Ian Wilmut Dolly junto a uno de sus creadores, Ian Wilmut

¿Dónde está ahora la oveja Dolly?

Tras su muerte, Dolly no fue enterrada. Por considerarse un hito de la ciencia, fue disecada y actualmente se puede visitar en el Museo Nacional de Edimburgo (en la calle Chambers en pleno centro de la ciudad).