STOCKBRIDGE, UNO DE LOS BARRIOS MÁS BONITOS DE EDIMBURGO

COVID-19 EN ESCOCIA: Actualmente estamos en la fase 3 de la desescalada con posibles restricciones durante el otoño. Más información →

Stockbridge es un barrio ubicado al norte de Edimburgo, muy cerca del centro, por lo que puedes llegar andando en cuestión de media hora.

El nombre es una anglicanización de stock brig, que significa puente de madera (aunque algunos autores apuntan a que stock hace referencia al ganado y no al material en sí). En todo caso, ese pequeño puente que permitía cruzar sobre el río Water of Leith ya no existe hoy en día, pero si encontrarás otro de piedra que fue construido a principios del siglo XIX, precisamente el mismo siglo en el que esta pequeña villa fue absorbida por la ciudad de Edimburgo. Y no es de extrañar, ya que su localización hacía de Stockbridge un punto estratégico en la entrada y salida a la ciudad, sobre todo después de que la planificación de la Ciudad Nueva de Edimburgo se materializara en las últimas décadas de del siglo XVIII. 

Lo que vemos hoy en día es básicamente el resultado del trabajo que se llevó a cabo en el siglo XIX, y quedan aún algunos puntos clave en el barrio que recuerdan a esa época de expansión.

Qué ver en el barrio de Stockbridge en Edimburgo

El pozo de San Bernardo

Junto al río Water of Leith, encontramos una bellísima estructura cuyo nombre en inglés es St Bernard's Well (el pozo de San Bernardo). Según la leyenda, el nombre hace referencia a San Bernardo, un monje canonizado que habría vivido en una cueva cercana. 

Un pozo de aguas minerales ha existido en este punto desde mediados del siglo XVIII, y se decía que sus aguas poseían propiedades medicinales. Tal fue la fama que en 1788 el juez Francis Garden, quien pensaba que se había beneficiado de las puras aguas de este pozo, contrató al pintor Alexander Nasmyth para que diseñara una estructura ornamentada que embelleciera el pozo.

Pozo de San Bernardo con la estatua de Higía en Stockbridge, barrio de Edimburgo

El resultado es un templo circular griego con columnas dóricas e incluía una estatua que en cierto punto llegó a estar en tan mal estado que fue retirada y durante cincuenta años el templo no tuvo estatua alguna. La estatua actual que fue añadida en 1884 y representa a Higía (la diosa de la salud, de la limpieza y de la higiene según la mitología griega). Sabemos que siguió siendo un lugar muy visitado en la época victoriana (hubo visitantes que llegaro con la esperanza incluso de curarse la ceguera). El pozo de San Bernardo permanece cerrado desde hace 60 años y suele abrirse solamente durante los días de puertas abiertas en Edimburgo (finales de septiembre).

La iglesia de Stockbridge

Se trata de una iglesia que fue construida en 1868 para la iglesia libre de Escocia. No obstante, la mayor parte del edificio fue demolido en 1980 y tan sólo queda la torre, la cual ha sido incorporada a un bloque moderno de viviendas. Curioso, ¿verdad? A veces pensamos que está tan bien incorporada que hace que sea bastante común que esta pequeña joya pase desapercibida ante los ojos de los visitantes. 

Caja de ahorros de Stockbridge

Junto al puente de piedra de Stockbridge que mencionábamos al inicio, encontrarás un edificio peculiar que en una de sus esquinas tiene una torre con reloj que destaca bastante. Es una antigua caja de ahorros que fue construida a mediados del siglo XIX, aunque con alteraciones a principios del siguiente siglo. En 1998, la caja de ahorros fue convertida para la restauración, albergando hoy una franquicia de la famosa cadena Pizza Express.

Iglesia de San Esteban

O St Stephen's Church en inglés. Es obra de uno de los arquitectos más laureados del siglo XIX en Escocia, William Henry Playfair. No solo funcionó como iglesia sino que, además, servía a una buena causa, como fue la de proveer de una educación a personas iletradas. 

En 1956 el edificio fue alterado para diversificar su uso, ya que el número de feligreses había disminuido. Se dividió entre iglesia y salas de eventos que se usan, por ejemplo, durante el festival internacional de Edimburgo

Circus Lane

Muy cerca de la anterior iglesia, encontramos uno de los callejones adoquinados más bonitos de Edimburgo. Se trata de Circus Lane y aunque hoy en día es una de los lugares más deseados para vivir en la ciudad, realmente albergaba los establos para los caballos y los carruajes que pertenecían a la flor y nata de la alta sociedad de aquel entonces. La torre que sobresale por encima de las casas es, precisamente, la de la Iglesia de San Esteban.

Callejón Circus Lane en el barrio de Stockbridge en Edimburgo

El viejo mercadillo de Stockbridge

De este viejo mercadillo tan solo se preserva el arco de piedra de la entrada original. Abrió sus puertas en 1825 y estuvo funcionando durante algo más de 80 años. A pesar de esto, los documentos históricos mencionan que este mercadillo 'nunca tuvo demasiado éxito'. 

Pero no te preocupes, desde 2011 tenemos un mercadillo moderno en Stockbridge. Cada domingo de 10.00 a 17.00 horas y durante todo el año, podrás probar productos locales como carne, pescado, frutas y verduras, así como comidas ya preparadas para comer sobre la marcha. ¿Sabes que puedes saborear un plato de deliciosa paella gracias a los chicos de Casa Roble?

Paella en el mercadillo de Stockbridge en la ciudad de Edimburgo


Residentes importantes de Stockbridge

Henry Raeburn

Raeburn nació en una pequeña y humilde casa de este barrio. Su infancia no fue fácil ya que con tan solo 10 años se quedó huérfano. Sin embargo, supo hacer frente a las adversidades y a los 16 años ya era aprendiz de orfebre. A los 22 años se casó con una viuda adinerada que era dueña de tierras en Stockbridge, las cuales fueron urbanizadas gracias a Raeburn, quien contó con la ayuda de su amigo y arquitecto James Milne. Fue el comienzo del Stockbridge que vemos hoy en día, de ahí que la calle principal del barrio se llama Raeburn Place.

Con 28 años, Raeburn ya se había convertido en uno de los mejores pintores de todo el país. Puedes ver algunas de sus magníficas obras en la Galería Nacional de Retratos en Edimburgo.

Annabella Coutts

Aunque puede que te suene más si te decimos que Annabella era conocida como Madame Doubtfire. Puede que te haya venido la película de Robin Williams a la cabeza, ¿verdad? Y es que algo de relación tiene. Resulta que Annabell Coutts era una señora que tenía una tienda de ropa de segunda mano en el barrio de Stockbridge (por cierto, hoy en día sigue habiendo muchísimas de estas charity shops), a la cual llamó "Madame Doubtfire". Hoy, esta tienda es una agencia de diseño y una galería de arte pero el nombre de Doubtfire sigue adornando la fachada.

Al parecer, la escritora inglesa Anne Fine vivió durante algún tiempo en esta zona y se quedó maravillada con el nombre de la tienda, de ahí que lo utilizase para su novela. Esa novela luego sería adaptada exitosamente en la película de Robin Williams que, probablemente, todos conocemos. Eso sí, la inspiración no va más allá del nombre, puesto que el personaje creado por Anne Fine y el de Anabella Coutts no tienen nada que ver.

Dora Noyce

Y hablando de Madames, le toca el turno a Dora Noyce. Dora era una señora escocesa que nació en 1900 y que regentó, tras la Segunda Guerra Mundial, uno de los burdeles más famosos de toda la ciudad. Probablemente se enfadaría mucho si leyera esto de burdel, pues ella prefería que su negocio fuera catalogado como "una casa de ocio y de placer". El negocio tenía su sede en este barrio de Stockbridge aunque la propia Dora había ejercido la prostitución por su cuenta desde temprana edad debido a la pobreza extrema de su familia. 

Como madame, tuvo a su cargo 15 prostitutas residentes aunque se sabe que llegó a contar con hasta 25 muchachas en "épocas de intensa actividad". Según la propia Dora, estas épocas coincidían, por un lado, con el Festival Internacional de Edimburgo en agosto y, por otro lado, con la celebración de la Asamblea General de la Iglesia de Escocia en mayo. Ahí es nada...

Dora Noyce, madame de un prostíbulo de Edimburgo tras la segunda guerra mundial
Dora  Noyce saliendo de los juzgados en 1976 

Es cierto que los vecinos no estaban muy contentos puesto que el valor de sus casas se vio afectado por el negocio de Dora. No es de extrañar que fuera multada 47 veces nada más y nada menos por vivir de "ganancias inmorales", llegando a pagar multas de hasta 250 libras y pasando incluso cuatro meses en la cárcel. El burdel dejó de tener éxito tras la muerte de la famosa Madame y éste cerró sus puertas para siempre.


La carrera de patitos de Stockbridge

En 1989, una vecina de Stockbridge llamada Susie Gregor introdujo un novedoso y divertido evento llamado Duck Race (carrera de patos). Todos los que quieran puedan participar comprando un patito de goma que se venden en varias de las tiendas del barrio. Al comprar un patito, no solo estarás participando sino que estarás colaborando con obras benéficas (cada año se eligen diferentes ONG a las que darles el dinero). Por si esto fuera poco, todos los patitos de goma están numerados, por lo que los ganadores serán contactados y recibirán regalos que han sido previamente donados por negocios de este barrio capitalino.

Suele celebrarse siempre a finales del mes de junio, y la carrera, cómo no, tiene lugar en el río Water of Leith, comenzando justo frente a la antigua caja de ahorros que ya hemos mencionado en este artículo. Durante el trayecto, hay voluntarios que se aseguran de que ningún patito se queda atrás, es decir, al finalizar el evento no queda ningún patito de goma perdido dentro del río.

La siguiente fotografía fue tomada por el fotógrafo Jordan Moffat durante la Duck Race de 2013.

Carrera de patitos en el barrio de Stockbridge en Edimburgo