CINCO RAZONES POR LAS QUE EDIMBURGO ES LA MEJOR CIUDAD DEL MUNDO

COVID-19 EN ESCOCIA: se prevé que se reanude la actividad turística, según el gobierno escocés, el próximo 15 de julio. Más información →

Edimburgo es la capital de Escocia, cuenta con algo más de 500.000 habitantes y ha sido seleccionada como la mejor ciudad de Reino Unido en varias ocasiones. Su belleza y su historia no tienen parangón, es fácil enamorarse de Edimburgo porque, por un motivo u otro, tiene algo que engancha y que logra hacerse un hueco en el corazón de los que la visitan.

Cada cual tendrá sus razones, pero aquí te damos nuestras 5 razones (aunque hay que admitir que nos ha costado bastante ceñirnos a cinco cosas maravillosas que tiene Edimburgo).

La historia de Edimburgo

La historia de Edimburgo comienza en la Edad de Hierro. Sabemos que cuando los romanos llegaron a la actual Edimburgo encontraron a una tribu celta, los Votadini (probablemente los ancestros de otra tribu, los Gododdin), quienes tendrían un fuerte de piedra donde hoy encontramos el castillo de Edimburgo. En el siglo VII, los Anglos del Reino de Northumbria (noreste de Inglaterra) derrotan a los Gododdin y se hacen con el fuerte, que hasta entonces recibía el nombre Dun Èideann en gaélico o Dunedin adaptado al inglés), que se traduciría como "el fuerte en la colina".

Pero no todo es tan sencillo pues este periodo de la historia de Escocia causa debate, incluso en la actualidad, entre muchos historiadores y lingüistas; algunos apuntan que el nombre de Edimburgo viene dado en honor al rey Edwin, lider del Reino de Northumbria, por lo que Dun Èideann significaría "el fuerte de Edwin", y a su vez ésto derivó con el tiempo en Edwinesburch y luego a Edinburgh, nombre actual de la ciudad en inglés.

Si te estás preguntando cuál es el gentilicio de la gente de Edimburgo, es una cuestión complicada. Puede que alguien que no haya vivido aquí mucho tiempo te diga que es "Edinburguer" (Edimburgués), pero lo cierto es que es un tema complicado. Burguer en inglés, como ya te imaginarás, significa a hamburguesa, así que la mayoría de la gente de Edimburgo no está muy contenta con ese gentilicio (aunque los de Glasgow están encantadísimos de llamarles así ?). Nuestros amigos y familiares nos dicen que no hay un gentilicio oficial, que suponen que es cuestión de gustos, pero que la mayoría dan por válido el término Dunediner que precisamente prodece del nombre original que recibía el asentamiento que hoy en día es la ciudad de Edimburgo. Sin embargo, a efectos prácticos simplemente se suele decir "people from Edinburgh" (gente de Edimburgo).


La Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva de Edimburgo

 Edimburgo es una ciudad de contrastes. Está divida en Ciudad Vieja (Old Town) y Ciudad Nueva (New Town).

Calle adoquinada Royal Mile con antigua iglesia al fondo

La Ciudad Vieja se encuentra alrededor de su espina vertebral adoquinada, llamada Milla Real (Royal Mile). La Milla Real es la arteria principal de la Ciudad Vieja, una fantástica calle de 1.8 kilómetros de largo (dividida a su vez en cuatro tramos) que une el castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse.
Una de las peculiaridades de esta calle es la cantidad de callejones adyacentes con los que cuenta. Sin duda, perderse por los "closes", los "wynds" y los "courts" de la Royal Mile es todo un placer, pues descubrirás cosas que jamás pensaste descubrir, y si además, lo haces en compañía de uno de nuestros guías oficiales, comprenderás y entenderás la historia de la ciudad a través de un sinfín de anécdotas sobre personajes y detalles que, a simple vista, hubieran pasado desapercibidos.
Calle Princes Street en Edimburgo con el hotel Balmoral al fondo
La Ciudad Nueva, por otro lado, fue un proyecto liderado por el arquitecto James Craig que dio comienzo en 1767 tras la petición de familias adineradas que querían huir de la superpoblada y pobre Old Town.
Casi todo el proyecto de James Craig se ejecutó tal y como se había planeado originalmente, excepto los nombres de algunas calles. El rey Jorge III tuvo mucho que ver en el cambio de nombres. Por otro lado, al contrario de lo que mucha gente piensa, la traducción de Princes Street no es "calle de la princesa" (lo sería, si tuviera una "s" extra al final. es decir, "princess"), sino calle de los príncipes
Con todo el patrimonio cultural e histórico que esconde Edimburgo, no es de extrañar que tanto la Ciudad Vieja como la Ciudad Nueva, estén catalogadas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Si te interesa este tema, te interesará la historia de los seis rincones de Escocia que son Patrimonio Mundial.

Edimburgo, ciudad de la literatura

Si te gusta leer, Edimburgo te va a conquistar. En 2004 la UNESCO lanzó un programa llamado "Ciudad de la Literatura" para promover el desarrollo económico, cultural y social. La primera ciudad catalogada como Ciudad de la Literatura fue Edimburgo, ya que su protagonismo en este aspecto se puede palpar simplemente paseando por sus calles: infinidad de librerías, bibliotecas, el festival internacional del libro y mucho más.

Sumérgete en las historias de Robert Louis Stevenson o Sir Walter Scott, en los poemas y las canciones de Robert Burns, en la piel del detective Sherlock Holmes del gran Arthur Conan Doyle, en la magia creada por JK Rowlingen las intrigantes vivencias del inspector Rebus de Ian Rankin

Si además de la literatura, te gustan los museos, entonces no podrás dejar de visitar el museo de los escritores en Lady Stair's Close (en el tramo conocido como Lawnmarket en la céntrica Royal Mile). Si te interesa el tema de los museos, sigue leyendo, pronto llegaremos a ellos.


Edimburgo es la ciudad de los festivales

Cada año, y durante tres semanas consecutivas en el mes de agosto, se celebra el famoso Festival Internacional de Edimburgo, que atrae a miles de artistas de todo el mundo y abarca áreas como la ópera, música clásica, teatro, danza y mucho más. El primer festival tuvo lugar en 1947 y desde sus inicios inspiró a otros artistas que no formaban parte del programa a interpretar sus propias obras independientes; a esa parte del festival, se le comenzó a conocer como Fringe Festival. Desde entonces, otros muchos festivales se han formado y tienen lugar durante todo el año (tenemos 11 festivales en total) como es el caso del Festival Internacional de CineFestival de Jazz & BluesThe Royal Edinburgh Military Tattoo o el Festival Internacional del libro entre otros.

¿Cómo una ciudad con once festivales anuales no iba a ser la mejor ciudad del mundo? Aquí tienes una guía completa sobre los once festivales de Edimburgo.

Los festivales en Edimburgo han traído a la capital escocesa figuras de renombre como Plácido Domingo, María Callas, José Carreras, Rudolf Nureyev, Robin Williams, Marlene Dietrich, Rowan Atkinson (más conocido para muchos como Mr Bean), Alan Cumming y George R.R. Martin (Juego de Tronos).


Museos y galerías de arte en Edimburgo

Imagina cualquier área de interés que llame tu atención. ¿Ya? Pues sea lo que sea, Edimburgo tiene un museo o una galería de arte para satisfacer ese interés: ciencia, medicina, cultura, historia, economía y hasta juguetes antiguos. Edimburgo cuenta con una fascinante gama de museos y exhibiciones que hacen las delicias de cualquier visitante, y en general, ¡gratis! Eso sí, no olvides dejar una pequeña donación para apoyar el acceso libre y gratuito a la cultura. 

A continuación, te recomendamos nuestros museos y galerías preferidos.

Museo Nacional de Escocia (ubicación: Chambers Street): sin duda, el museo más grande y visitado de todo el país. Naturaleza, culturas del mundo, historia y arqueología de Escocia, ciencia, tecnología, arte, diseño...sin olvidar a la oveja Dolly y las impresionantes vistas de Edimburgo desde la terraza panorámica (7ª planta). 

Museo de Edimburgo (ubicación: 142 Canongate, Royal Mile): difícil de pasar inadvertido por el color amarillo del edificio, este museo se ubica en una casa de finales del siglo XVI, y actualmente alberga diferentes habitaciones históricas llenas de objetos que cuentan el pasado de la capital escocesa, como por ejemplo, el collar y el bol de Bobby Greyfriars.

Historia de la gente (ubicación: frente al Museo de Edimburgo): El museo está ubicado en una edificio construido a finales del siglo XVI que fue usado en el pasado como lugar de recolección de impuestos y como prisión. En su interior, podrás conocer cómo vivía la gente de a pie en Edimburgo desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días: desde el taller de un encuadernador de libros hasta una cocina en tiempos de guerra, pasando por celdas de prisión. 

Museo de la medicina (ubicación: Nicolson Street): no hace falta ser médico para visitar este museo, basta con que simplemente te apasionen los misterios del cuerpo humano. Se divide en tres partes: patologías, historia de la cirujía y odontología, y representa uno de los museos más antiguos de Escocia. 

Museo de la infancia (ubicación: 42 High Street, Royal Mile): primer museo del mundo dedicado a la historia de la infancia. ¿Te gustaría ver los juguetes con los que los niños se entretenían hace unas décadas? Si es así, este es tu museo. 

Galería Nacional de Escocia (ubicación: The Mound): Edificio de 1850 diseñado por el arquitecto escocés William Playfair. Esta galería de arte se encuentra en pleno corazón de Edimburgo y exhibe las obras de importantes artistas escoceses como Henry Raeburn, John Singer Sargent o Allan Ramsay, y otros pintores internacionales como El Greco, Francisco de Goya, Claude Monet y Diego Velázquez. 

No olvides visitar también la Galería Nacional de retratos (en 1 Queen Street) y la Galería de Arte Moderno (en 75 Belford Road, dividida en dos edificios, uno frente al otro). 

En resumen, Edimburgo es una mezcla de historia, tradición, cultura, arquitectura y buena gente. Si no te has enamorado ya de ella, estamos seguros de que lo harás en cuando pongas un pie en esta Atenas del Norte.