LA NOCHE DE BURNS EN ESCOCIA

COVID-19 EN ESCOCIA: Actualmente estamos en la fase 3 de la desescalada con posibles restricciones durante el otoño. Más información →

Hoy queremos hablar de un día muy especial en Escocia. Cada 25 de Enero celebramos la noche de Burns (en inglés sería Burns night o también Burns supper) en todos los rincones del país. Es una noche en la que recordamos y rendimos homenaje al escocés Robert Burns.  

¿Quién era Robert Burns?

Fue un poeta y letrista escocés que nació el 25 de Enero de 1759 en Alloway (costa oeste de Escocia). Por eso, esta celebración se lleva a cabo cada año el día de su nacimiento. Se crió en el seno de una familia humilde que se dedicaba a la agricultura, pero su padre, William Burns y su madre, Agnes Brown, se aseguraron de que su hijo recibiera una buena educación, lo cual no era extredamente común en la época ni en la zona.

Burns no tardó demasiado en aprender a leer. Las obras de Alexander Pope, Henry Mackenzie y Laurance Sterne avivaron al poeta que el pequeño llevaba dentro y, juzgando por el contenido de sus obras, no cabe duda de que el sexo opuesto fue su constante inspiración. Por ejemplo, "Handsome Nell" fue el primer poema que escribió Robert Burns con tan sólo 15 años de edad. Se trata de una pieza dedicada a Nellie Kilpatrick, una trabajadora de la granja de la que el joven letrista estaba enamorado. 

Su primer hijo nació en 1785 como resultado de un affair con Elizabeth Paton, quien era trabajadora de la granja. En menos de un año, una lavandera de la zona, Jean Armour, quedaba embarazada de Burns. En esta ocasión, Burns firmó un acuerdo informal de matrimonio con Jean Armour. Cuando el padre de ésta se enteró, se desmayó del disgusto. Sin embargo, no pudo evitar que el matrimonio se formalizara en 1788 y que tuviesen en total nueve hijos, de los cuales sólo tres sobrevivieron más allá de la infancia.

Mientras tanto, Robert Burns se enamoró de Mary Campbell, a quien había conocido en la iglesia y con quien comenzó una relación extra matrimonial. La pareja estuvo a punto de marcharse de Escocia para irse a vivir a Jamaica, pero tan sólo la muerte repentina de Mary en 1786 evitó que Burns rompiese su matrimonio -que todavía no era formal- con Jean Armour. 

No uno, ni dos sino tres poemas son los que Burns dedicó a Mary. Uno de ellos se titula "Highland Mary", que se podría traducir como Mary la de las Tierras Altas. La conocían con ese sobrenombre porque tenía un fuerte acento gaélico cuando hablaba inglés.

El mismo año en el que Mary Campbell falleció, Burns publicaba su primera colección de versos, los cuales tuvieron mucho éxito y lo catapultaron al éxito, siendo conocido en toda Escocia. La fama hizo que Burns se mudase a Edimburgo, donde fue recibido por un círculo de amigos ricos e importantes. Se dice que Sir Walter Scott, que entonces tenía tan sólo 16 años, sentía gran aprecio y admiración por Burns y su trabajo. 

El desarrollo de su carrera en Edimburgo estuvo marcado por los radicales puntos de vista políticos que tenía el joven poeta (como por ejemplo no estar muy de acuerdo con la esclavitud). De ahí que, tras su muerte, Burns se convirtiera en fuente de inspiración para los fundadores del liberalismo y el socialismo.

Sin embargo, si hay algo que no cambió Burns a lo largo de su vida fue su relación con las mujeres. En la capital, intercambió cartas subidas de tono con Agnes McLehose aunque en las cartas usaban seudónimos. Burns era Sylvander y Agnes era Clarinda. Más tarde, Burns intimó con la sirvienta de Agnes, una mujer llamada Jenny Clow, quien le dio un hijo en 1788. Con Anna Park, en 1791, tuvo una hija ilegítima al mismo tiempo que su mujer, Jean, daba a luz a su hijo. Sabemos que Margaret Cameron, otra sirvienta, tuvo también una relación con el poeta escocés.

En resumen, podríamos decir que, mientras que su carrera como poeta fue exitosa, su vida personal no lo era tanto: el alcohol, las relaciones ilícitas e hijos ilegítimos plagaron su vida. Tantas relaciones tuvo que no estamos realmente seguros de cuántos hijos trajo al mundo a ciencia cierta, que sepamos, doce.

Además, en tan sólo un año y medio, Robert Burns había gastado toda la riqueza ganada con sus obras, y esto le llevó a tener que trabajar como recaudador de impuestos en el pueblo de Dumfries (Escocia). 

Ya fuera por el duro trabajo que había desempeñado en la granja de sus padres, o por el estilo de vida un tanto alocado que tuvo después, o por la dureza del trabajo en Dumfries...la vida le pasó factura a Burns, y su salud comenzó a verse afectada con problemas cardiacos. Tristemente, este icono cultural escocés murió el 21 de Julio de 1796 con tan sólo 37 años de edad, siendo enterrado en el cementerio de San Miguel en Dumfries. 


¿Qué es la noche de Burns?

Como decíamos, cada 25 de Enero (día en el que nació el poeta) se celebra La noche de Burns, una noche en la que se recuerda y se rinde homenaje al hijo favorito de Escocia (tal como se le conoce cariñosamente), ya sea en familia con un grupo reducido de amigos o una gran celebración por todo lo alto, pero siempre hay unos elementos comunes, te lo contamos:

Primer paso - Dar la bienvenida a los invitados

Lo ideal es que un gaitero toque música tradicional para dar la bienvenida a los invitados. Si el anfitrión no desea o no puede disponer de un gaitero, entonces vale con poner un poco de música escocesa de fondo.

Segundo paso - Saludos y presentaciones

El anfitrión saludará a los invitados y hará las presentaciones pertinentes para que todos los invitados se conozcan (obviamente esto es un paso que, entre amigos de toda la vida, se puede omitir).

Tercer paso - The Selkirk Grace

Se trata de un pequeño pero importante discurso conocido como The Selkirk Grace. Digamos que es una bendición de la mesa.

Algunos tienen carne y no pueden comerla,
algunos no pueden comer lo que quieren,
pero nosotros tenemos carne y podemos comerla,
así que vamos a dar las gracias a Dios.

Cuarto paso - Entrada del Haggis

Todos los comensales se ponen de pie cuando entra el plato principal, un haggis (plato típico escocés) sobre un recipiente, normalmente de plata. Es llevado por el cocinero, mientras suena una gaita que acompaña (normalmente interpretando la canción A man's a man for aw that de Robert Burns). Después el anfitrión u otro comensal con talento para la recitación, interpreta el Discurso al Haggis (Address To a Haggis en inglés), obra también del poeta Burns. A medida que lo recita, clava un cuchillo en el haggis, abriéndolo de lado a lado. Si se realiza apropiadamente, este acto es el punto álgido de la velada.

Aquí puedes ver un vídeo del famoso Address to a Haggis: http://www.youtube.com/watch?v=L1K4xmdukq8

Luego, el Haggis vuelve a la cocina donde el cocinero más tarde lo servirá. Finalmente, para acabar con este cuarto paso, todos los invitados deben alzar su copa y gritar "The Haggis!", lo cual da paso a la cena en sí.

Quinto paso - La cena

Tradicionalmente, se debe cenar mientras se escucha de fondo música escocesa, y por lo general, la cena está compuesta por un entrante (Traditional cock-a-leekie soup), plato principal (Haggis, neeps and tatties), postre (Clootie Dumpling, Typsy Laird, o algún tipo de Cheesecake).

Plato tradicional escocés: Haggis, neeps and tatties

Gastronomía de Escocia: Te contamos aquí todo lo que necesitas saber sobre los platos escoceses.

Sexto paso - El primer show

Tras la cena, el primer show tendrá lugar. Normalmente un cantante o músico interpretará algún poema de Burns como My Luve is like a red red rose o el mítico Tam o'Shanter.

Séptimo paso - The immortal memory (Recuerdo inmortal)

El anfitrión o uno de los invitados pronunciará un breve discurso recordando algunos aspectos de la vida o la obra de Robert Burns. Puede tratarse de un discurso jocoso o serio, a gusto del orador, pero siempre entretenido. Después los comensales brindarán por el poeta.

Octavo paso - Toast to the Lassies (un brindis por las damas)

Tradicionalmente, se trataba de un discurso dicho por un comensal masculino en agradecimiento a las mujeres que habían preparado la cena. En la actualidad su temática es más amplia, y suele abarcar la visión del orador sobre las mujeres en general. Suele ser gracioso, pero no ofensivo, sobre todo porque las damas tienen la oportunidad de contestar a continuación.

Noveno paso - Reply to the Toast to the Lassies (respuesta al brindis por las damas)

Una invitada femenina presenta su visión sobre los hombres, respondiendo, si quiere, a algunas de las afirmaciones del discurso anterior. Es habitual que las personas encargadas de estos dos brindis colaboren en su redacción, de forma que ambos discursos se complementen.

Décimo paso - Vote to thank (agradecimientos)

El anfitrión se levanta, y agradece a todos los invitados que han hecho posible la realización de tan magnífica velada. Una vez que esto ocurre, ya los invitados pueden ir tomando sus abrigos y llamando a los taxis, la noche está a punto de finalizar.

Undécimo paso - Auld Lang Syne, la despedida.


Para finalizar la velada, el anfitrión invita a los presentes a levantarse, a cogerse de la mano y cantar juntos el Auld Lang Syne de Robert Burns (canción popularmente conocida como la canción de las despedidas). Así, finaliza la noche de Burns.

Aquí puedes ver un vídeo de un grupo de amigos cantando el Auld Lang Syne para cerrar la velada: http://www.youtube.com/watch?v=w_PdXWwtWsA


Lugares que puedes visitar en Escocia relacionados con Robert Burns

Alloway es una villa que en 1935 fue absorbida por el pueblo de Ayr. Alloway se conoce principalmente por haber sido el lugar de nacimiento de Robert Burns y por ser donde está ambientado el famoso poema Tam O'Shanter, uno de los más conocidos del bardo escocés. Puedes visitar la cabaña donde nació Burns, que es parte de National Trust for Scotland, un ente de conservación de nuestro patrimonio. 

Burns Cottage, donde nació Burns. Ahora es un museo en su honor.

Dumfries es un histórico pueblo a orillas del Río Nith al que se le conoce como "la reina del sur". Como ya sabes, nuestro querido poeta pasó los últimos años de su vida en este pueblo. La fantástica casa del siglo XVIII donde vivió es ahora un pequeño museo que se puede visitar y donde puedes ver en exposición varios manuscritos originales y objetos que pertenecieron al Burns.

Casa en la que Robert Burns pasó sus últimos años en Dumfries

Otros puntos interesantes serían la estatua de Robert Burns en el barrio de Leith en Edimburgo, o el monumento de Burns muy cerca de la colina de Calton, también en la capital escocesa. Sin embargo, este poeta no es celebrado únicamente en Escocia. Si viajas a Québec, en Montreal, encontrarás la estatua de Burns en la plaza Dorchester y si viajas a Nueva York, encontrarás otra nada más y nada menos que en Central Park.