WHISKY ESCOCÉS: HISTORIA, TIPOS DE WHISKY Y PROCESO DE DESTILACIÓN

COVID-19 EN ESCOCIA: Actualmente estamos en la fase 3 de la desescalada. Más información →

A menudo se dice que el whisky es la bebida nacional de Escocia. De hecho, tenemos unas 120 destilerías activas en todo el país repartidas por las cinco regiones del whisky (Campbeltown, Highland, Islay, Lowland y Speyside). 

En gaélico se llama uisge beatha y se traduciría como 'agua de la vida'. Es un producto conocido en todo el mundo por su calidad y cuenta con más de 500 años de historia. Te contamos cuál es la historia del whisky escocés, cómo se hace, qué tipos de whisky hay y cómo catar un buen whisky escocés.

Historia del whisky escocés

El documento más antiguo que tenemos en Escocia que habla de la destilación de whisky data de 1494, cuando el rey Jacobo IV proveyó al monje John Cor con ocho sacos de cebada malteada para hacer aqua vitae, probablemente para uso medicinal. Esa cantidad de cebada pudo haber producido unas 1500 botellas de lo que fue la primera versión -que sepamos- del whisky escocés.

Durante las siguientes décadas, esa bebida se popularizó tanto que el Parlamento escocés quiso sacar tajada del asunto, así que a mediados del siglo XVII se introdujo el primer impuesto al whisky. Esto provocó un fuerte incremento en la destilación ilegal por toda Escocia y a pesar de la fuerte persecución a la que los contrabandistas estaban sometidos. Sabemos que a finales del siglo XVIII, en Escocia había 8 destilerías legales frente a unas 400 ilegales.

La producción ilegal de whisky solo fracasó a partir del siglo XIX, cuando se aprobó una nueva ley de impuestos que permitía producir whisky pagando un precio justo.

Es en este siglo cuando surgen grandes nombres de la industria como Chivas (por los hermanos James y John Chivas, nacidos en el condado de Aberdeenshire) o Johnnie Walker (por John Walker, nacido en el condado de Ayrshire). 


Los diferentes tipos de whisky

Campo de cebada en Escocia, que se usa para hacer el whisky escocés

Por lo general, categorizamos los whiskies según su composición. Podemos establecer tres grandes grupos que son:

Whisky de malta

Es un tipo de whisky que se elabora con cebada malteada, y que a su vez se divide en dos subcategorías, Single Malt (si dicha cebada procede de una única destilería) y Vatted Malt (si la cebada malteada procede de varias destilerías). 

Whisky de grano

En este caso, estaríamos hablando de un whisky que se hace con cebada no malteada y otro tipo de cereales como maíz, trigo o centeno. A menudo se suele mezclar con algo de cebada malteada para que la fermentación sea buena.

Este tipo de whisky se comenzó a producir a mediados del siglo XIX gracias a la invención francesa de unas columnas de destilación que permitían que el proceso fuera constante, creando una bebida un poco menos intensa y más suave que el whisky de malta. También es posible encontrar whisky mezclado de grano, que contendría al menos dos whiskies de grano de dos destilerías diferentes.

Whisky mezclado

Lo reconocerás porque en la etiqueta pondrá "blended whisky". Se trata de un tipo de whisky que contiene una mezcla de whisky de malta y whisky de grano.

Queremos aprovechar la ocasión para desmontar uno de los mitos más extendidos sobre el whisky, y es que hay quienes dicen que el whisky mezclado o blended whisky es de mala calidad. Es cierto que no todos los whiskies mezclados son buenos, algunos son producidos con lo mínimo requerido por ley para vender barato en grandes cantidades, pero eso no quiere decir que el whisky mezclado sea, por definición, malo. De hecho, muchos de los whiskies más sofisticados, populares y caros del mundo son de mezcla. 

Es decir, no se trata del grupo en el que esté el whisky, sino de cómo se ha producido y con qué ingredientes.


¿Cómo se hace el whisky?

Trabajador dentro de una destilería de whisky en Escocia

Si quieres conocer de primera mano cómo se hace el whisky escocés, te recomendamos una visita a una destilería de whisky de malta. Es una experiencia que realmente vale la pena, independientemente de si te gusta la bebida o no. Si viajas a Escocia con nosotros, te podremos llevar a una y explicarte el proceso en español. Por ejemplo, en uno de nuestros viajes Escocia Esencial 6 días o Escocia a fondo 8 días, o bien con una excursión de un día en privado. Además, es el mejor modo de saber todas las curiosidades y secretos de la bebida nacional de Escocia.

No obstante, vamos a resumirte el proceso de manera sencilla para que te hagas una idea. La siguiente información se refiere específicamente a la destilación de whisky de malta.

Paso 1. Maltear la cebada.

Paso 2. Mezclar y amasar la cebada triturada con agua.

Paso 3. El líquido resultante se fermenta con levadura.

Paso 4. Destilación en los famosos alambiques de cobre.

Paso 5. Maduración en barricas de roble durante un mínimo de tres años.


¿Cuál es la forma correcta de tomar el whisky?

Ya sabes un poco sobre la historia del whisky escocés, sabes los tipos de whisky que hay y cómo es, de manera simplificada, el proceso de destilación. Ahora toca lo más interesante, ¡probarlo!

Puede que te estés preguntando cómo se debe catar el whisky o si hay un forma correcta de hacerlo. Sí y no. Es decir, sí, sí que hay una manera profesional, digamos, de catar el whisky, pero siempre solemos decir en nuestros tours que tu whisky es tuyo y debes beberlo como más te guste, porque es una bebida para disfrutar y en cuestión de gustos, nadie manda. Como si quieres llenar una bañera de whisky e ir absorbiendo poco a poco con una cañita.

Dicho esto, vamos allá con los pasos que debes seguir para catar un buen whisky escocés como todo un profesional.

1. Mejor en una copa Glencairn

Se trata de una copa de cristal para beber whisky diseñada en Escocia en 2001 con la ayuda de cinco maestros destiladores del país. Tiene una capacidad de unos 175 ml aunque se suelen servir solamente 50 ml de whisky. Si te fijas, la parte de abajo es más ancha que la parte de arriba, esto hace que el aroma se conserve ahí y sea más fuerte, mejorando la experiencia de la persona que está catando el whisky.

Por cierto, en algunos sitios mencionan el Quaich como contenedor preferido de los escoceses para beber whisky. Sí, si hablamos de los siglos XVI, XVII y XVIII. Te lo contamos aquí.

2. El whisky se bebe solo

Los expertos más estrictos te dirían que no se debe añadir agua ni mucho menos hielo, ya que así, sin mezclar, es como mejor se puede probar y apreciar un whisky en todo su esplendor. Hay motivos por los que hacen esta recomendación, aunque no vamos a entrar en detalle (esto lo dejamos para cuando visites una destilería con nosotros). Sin embargo, para mucha gente que no está acostumbrada al sabor del whisky, éste puede ser muy fuerte, en cuyo caso 'se permite' añadir 2 o 3 gotitas de agua. 

3. Aprecia el whisky con tus ojos

Antes de beber, míralo. El color del whisky te dará una pista sobre cómo ha sido su maduración (tiempo y tipo de barrica). También puedes agitar ligeramente la copa y observar con qué velocidad caen las lágrimas, esto te dará también mucha información. Si haces una visita con nosotros a una destilería, ¡te lo podremos explicar con todo lujo de detalles y en directo!

4. Huele el whisky

Deja que el aroma del whisky invada tu interior. Es toda una experiencia. Si entrenas bien tu nariz, podrás captar aromas afrutados, dulces y hasta pequeños toques de la madera. 

5. Prueba el whisky

El último paso, y el más deseado, es probar el whisky. La recomendación es tomar pequeños sorbos, no beberlo todo de golpe, y dejar que el whisky enjuague tu boca. 

Y hasta aquí nuestra guía sobre el whisky escocés.

¡Esperamos que te haya gustado!




Etiquetas: Historia